Desde sus orígenes, Twitter ofrecía 140 caracteres por tuit, una limitación que ha servido para promover la creatividad y crear un lenguaje propio, pero también ha sido un impedimento para su adopción en diferentes países y culturas. 140 caracteres no rinden igual en español, alemán, inglés (el idioma originario de los fundadores y el servicio) o japonés, donde casi se puede contar una noticia.

Twitter ha anunciado la ampliación a todos sus usuarios del límite máximo de caracteres por tuit, que pasa de 140 a 280 para todos los idiomas a excepción del japonés, el chino y el coreano que presentan unos sistemas de escritura más densos y que apenas han tenido problemas con la extensión de sus mensajes.

A través de un comunicado, la plataforma de ‘microblogging’ ha anunciado la ampliación del límite de caracteres por tuit hasta los 280, universalizando de este modo las pruebas que comenzó a realizar el pasado mes de septiembre, cuando algunos usuarios de su plataforma pudieron publicar mensajes con hasta el doble de contenido que los 140 caracteres originales.

Con las pruebas iniciadas en septiembre, Twitter pretendía ampliar el límite de caracteres a la vez que mantenía “la velocidad y brevedad” propias de su plataforma. Tras analizar los resultados, la red social ha asegurado que ha “logrado el objetivo”, por lo que esta ampliación será ahora extendida al conjunto de sus usuarios.

Twitter ha explicado que durante los primeros días del experimento, mucha gente tuiteó hasta alcanzar el nuevo límite de extensión “porque era la novedad”, pero el uso de la red social fue normalizándose “poco después”. En ese sentido, la compañía ha apuntado que “la mayoría de las veces”, los usuarios no han sobrepasado el límite de los 140 caracteres, preservando así la “naturaleza de brevedad” de Twitter.

Históricamente, el 9 por ciento de los tuits en inglés alcanzan el límite de caracteres. Esto refleja el desafío de adaptar un pensamiento a un tuit, lo que a menudo resulta en mucho tiempo de edición e incluso en ocasiones abandona los tuits antes de enviarlos. Con el recuento ampliado de caracteres, este problema se redujo enormemente: ese número disminuyó a solo el 1 por ciento de los tuits que se encontraban en el límite. Como vimos que los mensajes llegaban al límite de caracteres con menos frecuencia, creemos que la gente pasa menos tiempo editando sus tuits en el dispositivo. Esto muestra que más espacio facilita a las personas encajar pensamientos en un tuit, por lo que pueden decir lo que quieren decir y enviar tuits más rápido que antes”, explica Twitter en su blog

Pese a la preocupación inicial de la compañía respecto a un ‘timeline’ lleno de tuits de 280 caracteres, Twitter ha asegurado que el 5% de las publicaciones tenía más de 140 caracteres, mientras que el 2% superaba los 190. La compañía ha concluido que la experiencia de lectura del ‘timeline’ “no cambia sustancialmente”, indicando que con frecuencia, los tuits con una imagen o una encuesta “suelen ocupar más espacio” que un mensaje de 190 caracteres.

Con la extensión de este nuevo límite a todos sus usuarios, Twitter ha avanzado que se producirá “de nuevo” un “efecto de novedad” que hará que muchos de los perfiles comiencen a publicar mensajes que sobrepasen los 140 caracteres, pero ha asegurado que se volverá al comportamiento normal “poco después”.

Asimismo, la compañía ha afirmado que las personas que tenían más espacio para tuitear recibieron más interacciones, obtuvieron más seguidores y pasaron más tiempo en la plataforma. Twitter ha añadido que los participantes en el experimento han comentado que un límite mayor de caracteres les ha hecho sentirse “más satisfechos” con la red social.