En Internet podemos encontrar suficiente información sobre cómo debemos crear una estrategia que aporte beneficios a nuestra marca en las redes sociales, pero tan o más importante es saber lo que NO debemos hacer, o los errores fatales que debemos evitar cometer en esa estrategia, para lograr tener éxito con nuestra audiencia en esos medios.

Antes de poner en marcha tu estrategia, es importante que evites realizar los siguientes puntos, para que comiences con buen pie a crear una buena conexión entre tu marca y tu audiencia.Errores comunes en estrategias de redes sociales

Querer obtener “Me gusta” de forma engañosa

Obtener likes o “me gusta” de forma engañosa es una práctica común en cuentas que terminan siendo spam. Se usan titulares tentadores, llamativos o polémicos para accionar una respuesta en sus seguidores, pero que al final éstos dejan de seguir la marca porque se dan cuenta que solo buscan engañar y nada es verídico. Esto definitivamente no es bueno para ninguna marca.

Tienden a publicar contenido falso que, quizás por evocar temas de curiosidad pueden generar algún like o comentario, pero al final resulta perjudicial para la cuenta porque genera mucha desconfianza.

De hecho, Facebook tiene un algoritmo para detectar estas conductas. Por ello debes evitarlo y nunca prestarte para ese tipo de estrategia, porque al final no obtendrás ningún “me gusta” real.

Publicar en exceso

Todas las personas que te siguen en las redes sociales, lo hacen porque les gusta tu contenido, tu marca y todo aquello que tienes disponible para ofrecerles. Pero no por eso debes abusar de las publicaciones y terminar siendo solo spam.

Es muy importante que crees un calendario de publicación de contenido para que no agobies a tus seguidores con temas sin importancia. Ya que, a diferencia de lo que muchos piensan, la calidad del contenido es más importante que la cantidad de veces que se publique.

Usar tus redes sociales sólo para hacer publicidad

Al igual que publicar excesivamente, también es un error grave hacer publicaciones repetitivas sobre tus productos o servicios. Esto entorpecerá muchísimo la interacción con tus seguidores, además de causar la pérdida de confianza en la calidad de tu contenido.

Claro que puedes promocionar tus productos y servicios, pero debes recordar que las redes sociales son un canal para la interacción con tus clientes.

No tienes que recordarles una y otra vez sobre una oferta. Debes establecer una buena comunicación con tus clientes, atendiendo sus inquietudes y creándoles contenido valioso que les interese.

Lo importante es hacer que se interesen en tu marca, no aburrirlos de ella.

Eliminar los comentarios negativos

La mayoría de los principiantes cometen el gran error de eliminar los comentarios que parecen negativos.

Aunque parece contradictorio no eliminarlos y dejar que otros usuarios puedan verlos, lo cierto es que es una gran oportunidad que no debemos dejar pasar para solventar alguna molestia de un cliente y ocuparte públicamente de un problema que tiene que ver con tu marca.

Los otros clientes verán que eres atento, responsable y no te escondes antes estas circunstancias. Comportamientos como estos serán muy bien valorados por tu audiencia, porque sabrán que, aunque se pueda presentar algún inconveniente con algún producto o servicio, tú estarás allí para ayudarlos.

Sin embargo, es muy importante diferenciar estos comentarios negativos, ocurridos por algún tipo de inconveniente con nuestros productos o servicios, y que se puedan solventar en público y hacer feliz a un cliente molesto, como los comentarios ofensivos, groseros o despreciativos. Estos últimos si se deben eliminar de forma inmediata porque al final no aportan nada y no hay problema que se pueda resolver.

No tener ninguna estrategia establecida

Las redes sociales hoy en día son necesarias para existir como marca. Es por ello que debemos tener una estrategia preparada, y no solo ir a ciegas sin ningún tipo de asesoría, sin plantearnos objetivos claros.

Es necesario preocuparnos y dedicar el tiempo que se requiera para establecer estrategias que nos permitan alcanzar nuestras metas.

Es cierto que no existe una fórmula mágica para hacer una estrategia exitosa, pero existen pasos a seguir y diferentes formas de poder construir una estrategia sólida que permita lograr un crecimiento significativo en nuestra marca.