Los chatbots o bots conversacionales son programas informáticos diseñados para simular conversaciones con personas a través del teclado o mediante la voz. Es una herramienta basada en inteligencia artificia y su función es interactuar con las personas por medio de plataformas de chat.

Generalmente, son empleados por empresas que buscan mejorar la atención y el servicio al cliente, además de posicionar su marca con una buena atención y así lograr conseguir seguidores en las redes sociales dándoles la mejor calidad de servicios a todos y cada uno.

Este servicio reemplaza algunas actividades humanas, en algunas cosas, claro; pues los chatbots con su respectiva programación responden inmediata y acertadamente a las inquietudes de los usuarios, convirtiéndose en uno de los servicios más deseados por las empresas debido a su alta tecnología.

Tipos de chatbots:

Dumb Chatbots

Tienen un funcionamiento sencillo basado en una serie de patrones. Para cada palabra, frase o pregunta que el usuario escribe o dice, el chatbot tiene programada una respuesta determinada. Esto implica que solo puede responder a las palabras o frases que tenga registradas.

Smart Chatbots

Este tipo de chatbots funcionan con sistemas de Inteligencia Artificial (I.A.). Tienen capacidad para actuar simulando el comportamiento humano y pueden mantener conversaciones mucho más fluidas que un contestador automático. Además, aprenden tras cada conversación sobre nuestros gustos o preferencias, lo que les permite tomar mejores decisiones en conversaciones futuras.chatbot

El objetivo de los chatbots es conseguir que la comunicación de las empresas con sus clientes sea eficiente, relevante y personalizada. Los usuarios pueden pedir información de todo tipo o solicitar que se lleve a cabo una acción.

Una de sus ventajas es que, a diferencia de las aplicaciones, no es necesario descargarlos ni actualizarlos, y no ocupan espacio en la memoria del móvil. Además, el coste es bajo y están activos las 24 horas del día, 7 días a la semana.

¿Cómo funcionan?

Algunos chatbots tienen “personalidad” propia, pues, cuentan con nombres de personas, por ejemplo el más conocido de todos a nivel mundial, “Siri”.

Para tener una conversación coherente y una respuesta oportuna, es fundamental que el usuario haga preguntas correctas y directas. Si estas se tornan complejas, seguro una conversación que puede ser tan elemental, podría convertirse en un fracaso total.

Es claro que estos chatbots han optimizado el trabajo de las empresas, ayudando a ejecutivos, marcas y editores a tener un mejor acercamiento con su público, conociéndolo más y mejorando la forma en que se comunican con ellos.

Las plataformas más comunes en las que los chatbots han estado en funcionamiento los últimos años son Facebook y Messenger.

¿Cómo los utilizan las empresas?

La rápida mejora del software de I.A. ha generado en los últimos años un fuerte crecimiento en el uso de los chatbots por las empresas. Grandes compañías como Skype, Telegram, Windows o Messenger ya han apostado por los bots conversacionales, además de un gran número de start-ups.

Las formas en que una empresa puede usar un chatbot son muchas. Las principales son:

  1. Atención al cliente.

Los chatbots son utilizados en la mayoría de los casos para desempeñar las funciones de atención al cliente. Son capaces de recoger datos de registro, proporcionar información, responder preguntas frecuentes, etc.

Mejoran la atención al cliente, hacen que las interacciones con este servicio sean más rápidas y simples y generan experiencias de usuario agradables.

  1. Gestión de compras y pagos online.

Los chatbots simplifican los procesos de compra y pago online. Proporcionan información y resuelven los problemas que los usuarios tienen a lo largo del proceso de decisión de compra. Realizan búsquedas, facilitan artículos similares o incluso permiten realizar pagos desde el propio chat.

  1. Envío de información y novedades sobre la empresa.

Los chatbots pueden enviar información y novedades sobre la empresa de forma automatizada a los clientes. Si se hace un uso adecuado, puede ser una herramienta muy útil para tú negocio.

Todavía nos encontramos en la fase de inicio de estos programas informáticos, pero a medida que la tecnología avance, los servicios ofrecidos por los chatbots serán mejores, las interacciones serán más naturales y se llegará a automatizar casi cualquier tipo de actividad.